Tamaño XXL


Por: | 31 de marzo de 2014
 
Sí, de penes grandes, de eso hablamos. El título es lo que parece, porque el tamaño a veces nos importa. Y aunque para nosotras el tema siempre tiene un "depende", dicen que donde más importa el tamaño es entre hombres.

 Dibujo hombres
           Dibujo a domicilio.

En efecto, el asunto del tamaño del pene tiene mucha relevancia entre los hombres, y precisamente para establecer jerarquías y liderazgos en los vestuarios que comparten los equipos deportivos, según un estudio hecho con jugadores de fútbol, rugby, tenis y cultores del fitness y el fisicoculturismo, algunos heterosexuales y otros gays, en Gran Bretaña, y que recogía un artículo publicado unos días atrás por The Independent.
Pero empecemos por nuestros "depende". Lo primero que tengo que decir es que nuestra mirada al respecto es tan subjetiva que un mismo partenaire estará, para nosotras, más o menos dotado, según el grado de idealización al que lo hayamos sometido, su generosidad para el disfrute mutuo, su ternura o su cuidado en el trato (o las características que para cada una sean relevantes). Yendo al grano: el mismo sujeto puede tenerla "normal" o "pequeña", según nos hayamos sentido en cada sesión de sexo.
Cosas de la perspectiva que cambia con las emociones
Llegué a esta conclusión (provisoria, por supuesto) un día que, sin proponérmelo, advertí que en ocasiones anteriores había hecho una valoración muy a la baja de las virtudes de un compañero. Me sorprendí de que los mismos ojos que habían hecho una tasación magra en ocasiones anteriores, admiraran aquellos atributos de una manera tan diferente: dignos de elogio y fuentes de placer, aquellos aparecían ante mis ojos nuevos para mi grata sorpresa y la constatación de la subjetividad.
¿Cuál era la verdad? Ninguna, o ambas, o la segunda, quizá, que era la que menos teñida estaba del gusto amargo de un malentendido, una cierta rivalidad o esa mezquindad que se da entre gente que se conoce poco.
Sin duda, cuando el cariño se afianza ya no medimos con la misma vara. Aunque hay escasos casos en que el afecto no puede hacer demasiado.


'Alabama Monroe': triste pero muy sexy la película del belga Felix Van Groeningen. 

Carne subjetiva hasta un punto, hasta el punto en que algo duele... eso no es que parezca, es que es. Suele haber momentos fálicos fuera de lo común en que uno no sabe con qué regla medir, pero advierte que hay que condicionar los movimientos para que la penetración no sea tan profunda porque, si llega demasiado lejos, molesta. Ojo, nada más lejos de una queja: hay muchísimo placer en casi todo, especialmente en los preliminares, cuando tu compañero está así de bien dotado, empezando por la enhiesta imagen primera del underwear que difícilmente contiene su pasión, hasta el sexo oral y sus adyacencias.
Mucho mejor que las piezas de un puzzle, nuestras concavidades y sus convexidades encajan. Femeninas bahías cóncavas se adaptan para abrazar diferentes diámetros y formas (dicen que hay formatos especiales para distintas actividades, aquí una guía y, esta, una página con preguntas frecuentes sobre salud y medidas).

Y vamos a los vestuarios. El caso es que este especialista en pies y sociólogo del deporte llamado Christopher Morriss-Roberts (el que inspiró el artículo de The Independent) habla de una pollacracia ('cockocracy') en las instalaciones deportivas.

Remos si
Thompson, Brittain, Smith y Novolu conformaban el equipo sudafricano de remo que ganó el oro en la prueba olímpica de cuatro sin timonel de peso ligero en Londres 2012. 

Morriss ha indagado, como decíamos, entre un grupo de deportistas del Reino Unido y ha concluido en que los hombres se miran siempre los penes unos a otros y comparan, independientemente de su orientación sexual. Las comparaciones les llevan a establecer jerarquías de 'masculinidad'. Los mejor dotados adquieren inmediatamente liderazgo en el equipo y, a la vez, se les asignan sobrenombres que se utilizan también fuera del territorio deportivo. Sin embargo, el individuo con grandes atributos tiene que hacer gala de su actividad sexual para mantener la buena reputación. El singular investigador comenta, entre otras varias cuestiones, que llegó a constatar que los compañeros de un rugbier con un pene grande afirmaban que esa era la única razón por la que el chico permanecía en el equipo, porque "en el rugby no es muy bueno".
Creo que las mujeres no establecemos este tipo de jerarquías, ni entre nosotras ni con los hombres, aunque a veces sí jugamos a adivinar los atributos escondidos de los chicos. Y casi nunca acertamos porque (también hay en esto 'jurisprudencia') no hay parámetros físicos externos que tengan correspondencia con el tamaño del pene, aun con los ríos de tinta que hablaban de que si las manos, si los dedos, si la nariz, si es alto, si es bajo... En la hermosa, triste y sexy Alabama Monroe del belga Felix Van Groeningen, la chica tatuada da a entender que con los atributos de su inmenso chico, el del banjo, ella dará luz a un "potro".

Hombre_mujer_dani


Pero la verdad es que no hay nada que pueda ayudarnos a saber algo de los atributos sexuales de un hombre vestido (o en reposo). Nada hay en su físico que pueda orientarnos a simple vista, aunque intuyo que algunas actitudes sí están vinculadas con ciertas compensaciones... Por ejemplo, días atrás bromeábamos con la empleada de una tienda de móviles sobre los hombres que entraban, con necesidad imperiosa, a comprarse el teléfono más grande y vistoso del mercado. Por no hablar del símbolo más fálico de todos: la moto de gran cilindrada. Nada de ciencia, solo humor al paso.
Y para olvidarnos de tanta letra, lo mejor será visitar este site del festival La Boca Erótica y disfrutar de la obra del videoartista Eloi Biosca. A pedir de boca.



IR A LA NOTICIA

0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...