¿Por qué lo hacemos?


Por: | 18 de julio de 2014
 
Por Rubén García Sánchez

A veces duele o no apetece. En ocasiones da mucha pereza, la persona con la que nos encontramos no nos atrae, o simplemente hace demasiado calor. Pero aún así, lo seguimos practicando y si no hubiera televisión (o mejor, si no tuviéramos el teléfono cerca durante un tiempo), no tendríamos nada mejor que hacer. A veces lo hacemos por afecto, por compartir ese enlace íntimo y honesto con un amigo.
"El sexo es el verdadero motor del mundo”, dicen muchos/as. El sexo manda, nos somete, nos engaña, nos obliga a ser o a hacer cosas inimaginables, nos inyecta un hambre insaciable, nos motiva y repele, nos asquea e intriga a partes iguales, en definitiva, nos da la vida. Todo el mundo habla de ello, todo el mundo lo quiere disfrutar (y las instituciones aspiran a controlarlo). Es el verdadero leitmotiv de las historias universales. Nuestra vida se podría resumir en lo que hacemos mientras no lo estamos haciendo… ¿O exagero?

Erotic_museum
Fragmento de la obra 'Perdida en un campo de hongos' de Ankobra. Puede verse en el Museu de l'Eròtica de Barcelona.

Pero, ¿por qué practicamos el sexo? Alguien podrá decir que, simplemente, nos gusta y, en definitiva, porque podemos hacerlo. Pero tener la capacidad de hacer algo, y que sea algo muy placentero, no son razones suficientes para motivar el río de actitudes, conductas y creencias que hay sobre, para y por el sexo en nuestra sociedad.
Lo hacemos por deporte, por un ser un reto físico compartido en la intimidad (o en streaming ante centenares de espectadores/as tras la webcam). Alberga dosis de placer y emoción, además de una mezcla perfecta de estiramientos y movimientos explosivos. Es el aspecto más físico, meramente plástico del encuentro. Desde luego, es el deporte que más espectadores/as atrae a lo largo del mundo.
Lo hacemos por el afecto, por compartir un enlace íntimo en el que la cercanía de los dos cuerpos es prácticamente total. Es un momento de unión entre dos personas que quieren demostrar el significado del otro en su vida, o al menos en ese instante. Esto puede darse dentro de una relación estable de pareja (como una confesión de amor eterno), como entre dos amigos/as o compañeros/as ocasionales que quieren compartir un momento íntimo, honesto y cercano. Puede ser un poema de Neruda entre enamorados/as o un haiku entre desconocidos/as.
Lo hacemos para buscar la verdad, esto es, para alcanzar un grado de mayor pureza, de abstracción de la realidad, de éxtasis y exaltación de la vida llevando al cuerpo a su máxima expresión en su relación con un/a compañero/a íntimo/a que alcanza también ese clímax de manera conjunta. Es un cerrar los ojos y desaparecer, un aguantar la respiración y dejarse llevar sin miedo ni preocupación.
Lo hacemos por compromiso social, porque los/as amigos/as nos empujan a hacerlo (si no, somos el/la rarito/a), o porque la pareja que tenemos al lado nos da con el codo y el sofá se queda pequeño. Se trata de algo tan importante en nuestra sociedad, tan valorado, tan constante miremos donde miremos, que se nos hace raro si por un instante o una temporada, simplemente no tenemos ganas. Esto es más castigado, normalmente, en los chicos, dado que en nuestra cultura se nos supone una libido constante y una excitación indeleble ante el "objeto de deseo".
Lo hacemos para dar sentido a nuestro rol, para dominar cuando en el resto de ámbitos estamos sometidos/as, o para dejarnos hacer cuando normalmente somos quienes mandamos. Es una subversión o una reivindicación, es un diálogo abierto ya no solo con quien tenemos al lado, sino con nuestros complejos y miedos, nuestros pesares y fantasmas.
Por supuesto, esta semblanza hace mención a un juego entre dos personas, pero el sexo puede ser compartido por más gente o también darse en la individualidad. Aun así, cada persona seguro tiene un motivo o varios por los que mantiene en su cabeza volver a ese lugar, encontrarse con esa persona o simplemente apagarlo todo e imaginar.


FUENTE ORIGINAL



0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...